Gente Tóxica

15 juegos que amargan la vida

Antes de descubrir las 15 conductas más comunes que suponen un juego tóxico para nosotrxs y quienes nos rodean quiero que partamos de una misma base:

En el post “Trastorno Mental vs Trastorno de la Personalidad” hago referencia a 5 conductas reconocidas por la psiquiatría y que requieren de un proceso médico: los trastornos de la personalidad. Esto no es de lo que hablaremos aquí. Si quieres saber más acerca del Narcisismo, Dependencia u obsesión (entre otros) dirígete a ese post.


La toxicidad es la cualidad de una cosa que consigue envenenar o causar trastornos negativos a nuestro cuerpo.

A nuestro alrededor hay personas que transmiten esa toxicidad a través de diferentes comportamientos que, en realidad, buscan un beneficio inmediato aunque a posteriori acaben resultando perjudiciales.

En todos los casos se esconden el miedo, la inseguridad o la necesidad de atención, así como un intento por evadir nuestra parte de responsabilidad en la vida

A continuación describimos los 15 juegos emocionales que utilizamos (sí, tú también utilizas uno o varios de estos 😉):

Cabreado

Se trata de personas que siempre tienen motivos para estar enfadadas. Casi todo traspasa sus límites y crean un clima de descontento e insatisfacción a su alrededor. Protestan por todo y acaban contagiándonos ese sentimiento de malestar e ira. El beneficio aparente que puede extraerse de esta conducta es la evasión de responsabilidad propia en aquello que sucede en su entorno así como una necesidad de ser atendido por los demás, de que se les preste atención. Está bien tener un espíritu crítico y entender que tenemos límites o que hay cosas que no nos gustan y deberían cambiar pero no todo debería cabrearnos.

Complaciente

Esta persona cede continuamente a lo que los demás desean y no saben decir NO. Quieren quedar bien con todo el mundo y sentir que no fallan o decepcionan a nadie. Para ganarse el cariño de los demás se convierten en lo que los demás necesitan, mutando y transformándose en base a “los otros”. El resultado aparentemente positivo de esta conducta es la sensación de ser amado y aceptado por quienes nos rodean aunque la realidad de este comportamiento es una necesidad de amor, la incapacidad de asumir el rechazo y la búsqueda de aceptación. Sobra decir que este tipo de conductas indica claramente una falta de autoestima, valor y amor propio por parte de quien la ejerce, ya que creen que mostrándose como “en realidad son” significaría no gustar a nadie.

Controlador

Este juego implica vivir con ANSIEDAD. Tratan de evitar a toda costa la incertidumbre y necesitan tenerlo todo (y a todos) controlados para sentirse tranquilos. Por eso disponen de su tiempo, sus recursos, sus creencias ¡Y de las tuyas! Absorben, atrapan y condicionan su entorno, tratando de contemplar todas las variables posibles. El beneficio que se puede percibir es la seguridad, aunque la realidad que se esconde tras esta conducta es una desconfianza total en uno mismo y en ser capaz de afrontar lo que les depare la vida. El colmo de “no creer en mí” y la creencia inconsciente de no tener recursos en un futuro.

Dolido

Estas personas suelen sentirse atacadas por los demás, por lo que se dice y lo que se hace. Creen que todo se dirige directa o indirectamente hacia ellos e interpretan las palabras y hechos de los otros como un mensaje hostil hacia su persona. Utilizan el chantaje emocional (culpar o hacer sentir mal a otros por como se sienten ellos) y son expertos en “guardar facturas”, es decir, rencorizan y te echan en cara actitudes, palabras y formas que sucedieron en el pasado en cuanto tienen la oportunidad. El beneficio aparente de este juego es identificar quien “les quiere de verdad” y quien no, aunque en el fondo ocultan una sensación de insuficiencia, de que algo está mal en ellos, así como una desconfianza en el resto de la gente.

Espectador

Se limitan a observar el mundo que les rodea sin involucrarse personalmente en nada. Su actitud es la de quien se queda tras la pantalla, juzgando y viendo lo que los demás hacen sin tomar acciones al respecto por mucho que no les guste, aunque critican y opinan sobre lo que hacen otros. Claramente el beneficio que se le saca a esta conducta es la de eludir la responsabilidad propia en aquello que sucede a su alrededor (positivo o negativo) evitando hacerse cargo. Arreglan el mundo desde su silla aportando soluciones que ellos nunca van a poner en práctica ya que no se comprenden como sujetos activos en su propia vida. En el fondo esconden un miedo a equivocarse y a comprometerse, inseguridad en sí mismos y apatía.

Evasivo

Aquí tenemos al escapista. Suelen tener una excusa para no acudir, no hacer, no participar… de forma ambigua y poco clara. Cancelan la cita 10 min antes y no terminan de decir lo que piensan. Se comprometen pero luego reculan, desaparecen. De esta forma consiguen deshacerse de vínculos o actividades que no le acaban de encajar aunque sin la empatía y asertividad que denotarían seguridad en uno mismo. En realidad temen decir lo que piensan y no ser aceptados por ello, creando una sensación de desconfianza en quienes les rodean. ¡No sé si puedo contar contigo!

Llevar la Razón

No te escuchan de verdad, solo les interesa convencerte de sus teorías. Ajustan sus argumentos para que parezca que ellos están en lo cierto a diferencia de tí. Puede parecer que esta actitud les otorga cierta consideración por parte de los demás pero la realidad es que NECESITAN ser reconocidos y valorados. No les vale con llevar la razón sino que precisan que tú te des cuenta. Reconocer que uno puede no llevar la razón implica una sana autoestima y seguridad en uno mismo por lo que si alguien se empeña siempre en ser “el listo de la clase” lo más probable es que necesite que lo aprecien por lo que es y no tanto por lo que sabe.

Pasota

Sin duda las cosas no van con él. A diferencia del Espectador, que opina y participa aunque sea desde la distancia, a éste le da lo mismo ocho que ochenta. Transmiten apatía y desmotivación. No se involucran ni participan ni les interesa. Nuevamente pueden obtener la falsa sensación de quienes no tienen cargas o responsabilidades, pero en realidad sienten que su aportación es inútil o poco importante. Su sentido del valor propio es bajo y su desinterés por todo demuestra que en realidad prefieren dejarse llevar por falta de confianza en sí mismos.

Perfecto

Esta persona no se cuestiona nada de lo que hace porque lo suyo siempre es lo correcto (al menos de puertas para afuera). Señala los errores de los demás pero nunca los suyos, porque cree que no los tiene. Es incapaz de reconocer sus equivocaciones ya que hacerlo significaría ser menos o mostrar vulnerabilidades. Este tipo de conducta “quema” mucho a las personas que le rodean ya que para mantener su idea de perfección utilizará las comparaciones habitualmente para sacar a la luz las imperfecciones de otros. ¿El beneficio? Creer que eres alguien merecedor de amor. ¿La realidad? Sentir que no estás a la altura, que no eres suficiente o que no te van a querer si no eres 100% perfecto. Este juego deshumaniza, porque el ser humano comete errores y se equivoca por naturaleza.

Prepotente

Yo yo yo yo y después yo. Esta persona se siente el centro del universo y su actitud te solicita constantemente que le tengas en cuenta. Si algo no le concierne, no le interesa. Lo más importante es ella misma y sus circunstancias por lo que su conversación favorita es en torno a su persona, lo que hace, lo que vive, lo que piensa y cómo es. Si le hablas de tí, te hablará de ella, si le pides un favor, verá si le aporta algo a ella… Detrás de esta actitud se esconde una persona con una necesidad imperiosa de ser tenida en cuenta y de ser valorada. Requiere hacerse visible constantemente porque en el fondo siente que nadie la ve.

Reactivo

Esperan a que otros propongan cosas para decir si están bien o mal. No accionan, reaccionan, y habitualmente llevan el NO por delante, poniendo “palos en las ruedas”. Necesitan que las cosas se adapten a sí mismos y de entrada no aceptan. Tras este aparente espíritu critico se oculta una persona desconfiada e insegura de sí misma que, a diferencia del espectador, sí se involucra y hace cosas pero no sin antes hacerse notar. Si le preguntamos a esta persona “¿qué propones tú?”, probablemente nos responda “no lo sé, pero nada de lo que se ha dicho hasta ahora”.

Salvavidas

Esta persona se hace cargo de los problemas de todo el mundo… menos de los suyos. Ni siquiera te pregunta si necesitas ayuda, ella ya lo sabe y se adelanta a resolver tu vida. Tiene un detector de damnificados y deja para después sus propios problemas. Por un lado, lo que se cree que gana con esta conducta es el amor y agradecimiento del resto de la gente, sentirse imprescindible y valiosa. En el fondo, existe un miedo atroz a hacerse cargo de sus asuntos (mientras me ocupo de lo tuyo, no miro lo mío) y la creencia de que para que te quieran y te ayuden a ti, debes hacer méritos. Un juego que carga a quien lo aplica de la gran losa de hacerse responsable de lo que no le pertenece y que denota una desconfianza en la capacidad de los demás de asumir sus propias vidas. Ojo! que las personas salvavidas esperan a que los demás actúen igual con ellas, adivinando cuando necesitan ayuda y esperando que se les devuelva lo que dieron primero. Fatal error.

Silencioso

Mejor paso desapercibido… No estoy, que no me vean. Hacen pero no dicen, no opinan ni se hacen visibles. Son esas personas “de relleno” que no estamos seguros si estuvieron o no aquel día… Parecer que no existes aparentemente te exime de responsabilidad pero en el fondo lo que temes es que los demás te conozcan, te escuchen y sepan quien eres, por miedo a que puedan herirte, juzgarte o rechazarte. Cuando hablamos, expresamos quienes somos, lo que opinamos, lo que sentimos y lo que creemos, pero muchas veces no lo hacemos por falta de asertividad. Manifestarse a través de la palabra nos permite ordenar las ideas y desenredar algunos asuntos.

Verdugo

Aquí viene el justiciero! Culpa, señala y aniquila no dejando títere con cabeza. Divide el mundo en bueno/malo – bien/mal y lo que no encaja a su juicio debe desaparecer. Infunde miedo con sus palabras, dañando si es preciso (por tu bien). Aunque parece que esta actitud le convierte en alguien poderoso y seguro de sí mismo, lo que evita es que salgan a la luz sus propias vergüenzas, por miedo a ser juzgado y parecer vulnerable. El verdugo es hiriente e intransigente a pesar de que él es el primero que no se soporta a sí mismo.

Víctima

De los juegos más nocivos para quienes lo ponen en práctica. Esta persona se siente a merced de los elementos, todo le pasa a ella, pero no hace nada para cambiarlo. En su discurso nada está en su mano, nada depende de ella y parece que se acomoda en el lamento. Si le propones una solución que implique un cambio en su conducta o una acción a tomar, encontrará la manera de hacerlo inviable. El beneficio que se obtiene al adoptar esta conducta es el de eludir toda responsabilidad en la propia vida. En realidad, estamos frente a alguien que no cree en ella misma y que necesita recibir amor a través de la compasión que pueda despertar en otros. ¡Pobre de mí! La mejor pareja de baile tóxico para una víctima es una persona salvavidas: La primera siempre tendrá problemas para endosarle a la segunda y ésta siempre tendrá algo en lo que ocuparse que no sea ella misma.


Hay que puntualizar que una persona no va a valerse de estas conductas todo el rato en todas las áreas de su vida, sino que las utilizará o sacará a relucir en algunos ámbitos o con cierta recurrencia, según lo que necesite.

Se pueden combinar varios juegos en una misma persona, reforzando y retroalimentando los beneficios ilusorios que se obtienen. De esta forma, una conducta de perfeccionismo puede combinarse con el exceso de control o con querer llevar la razón. Así mismo, se puede ser complaciente y víctima al mismo tiempo o prepotente y verdugo.

Reconocer en los demás estas conductas es útil y nos permite comprender la carencia que se esconde tras un juego tóxico pero, es aún más importante reconocer estas actitudes en nosotros mismos. Darse cuenta que en ocasiones actuamos así y reconocer humildemente que podemos intoxicar a nuestro entorno, nos permite elegir si queremos seguir así o si ha llegado la hora de cambiar algo.

Tener una sana autoestima que te permita reconocer tus fallas, aceptar críticas, valorarte a ti mismo o empatizar con los demás, te asegura no necesitar el uso de estos juegos para sentirte mejor, más seguro, más libre o más amado.

¿Te has reconocido en alguna actitud? ¿Reconoces a alguien de tu entorno que juegue a estos juegos?

Inteligencia Financiera para la clase obrera

Tu relación con el dinero

Cuando piensas en el dinero ¿Qué te dices?

Te voy a dar varias opciones:

  • El dinero es el problema del mundo
  • El dinero corrompe a las personas
  • Maldito dinero
  • Nunca tengo dinero
  • Si tuviera dinero…
  • A ver si a final de mes puedo ahorrar algo
  • El dinero no es un problema sino un recurso igualitario
  • Me gusta el dinero
  • Sé que voy a vivir económicamente tranquilo/a
  • El dinero es mi amigo/a
  • Soy responsable de mi economía familiar

¿Te identificas con alguna de ellas?

Photo by David McBee

Una de las primeras cosas que deberíamos aprender (en la escuela) es a relacionarnos saludablemente con el dinero, la economía y los recursos que tenemos. Enfrentarse a esta sociedad odiando uno de los bienes más polivalentes que existen es como dispararse en un pie.

Yo no he nacido en una familia adinerada, ni con títulos nobiliarios, ni con tierras que me proporcionen rentas, ni con empresas exitosas que aseguren mi futuro. Soy y seré SIEMPRE de clase obrera, casa humilde y generosa, ¡por eso me encanta el dinero!

Porque si no fuese por él, yo que no tengo tierras, ni ganado, ni bienes raíces de nacimiento, no tendría la oportunidad de alimentarme, estudiar, vestir y construir mi futuro. Es gracias al dinero, a que el dinero sirve como medio de intercambio, que mis abuelxs, mis padres y yo, pudieron y podemos adquirir la vivienda, comida, ropa y todo tipo de bienes y servicios que necesitamos para cubrir nuestras necesidades y que hacen nuestra vida más cómoda.

Y esta es la principal idea que me gustaría que empezaras a incorporar en tu vida a partir de hoy mismo:

El dinero es mi aliado, no mi enemigo

Incluso si te falta ahora, si te ha faltado siempre o si lo debes. El dinero es tu aliado. Esta y no otra, debe ser a partir de hoy mismo tu relación con el dinero, con la economía, con las monedas y billetes que pasan por tus manos, con los precios del súper y, por supuesto, con los impuestos que toca pagar anualmente a la hacienda local.

Te animo a que, a partir de hoy mismo, cada vez que pienses en algo relacionado con el dinero, trates de hacerlo desde esta nueva perspectiva y deseches la perjudicial idea que el dinero es malo y corrompe a las personas.

Las personas aprenden valores a lo largo de su vida, la honestidad es uno de ellos. El problema no es el dinero, en absoluto, sino las manos que lo gestionan. Asegúrate de tratar al dinero con honestidad, sin miedo, sin prejuicios y sin falsa humildad, asegúrate de no utilizarlo para hacer daño y el dinero te devolverá la misma relación.

Ahorros que te permitan dormir tranquilo/a

Una vez integras que el dinero es un valioso aliado y que es compatible ser una persona íntegra con desear tener dinero y utilizarlo, puedes empezar a gestionarlo sin miedo.

Pregúntate:

  • ¿Cuánto dinero necesitas para vivir 6 meses? Hogar, alimentos, vehículos, impuestos, seguros, gastos diversos… ¿Lo sabes? calcúlalo si no lo has hecho nunca

Es tu responsabilidad conocer tu economía familiar y hacerte cargo de ella. Nadie va a venir a llevarte las cuentas y darte consejos de compra o de inversión. Ponte frente al papel y toma las riendas de tu situación financiera. Ingresos y gastos, las gallinas que entran y las que salen. Deja de lamentarte cuando te llegue el pago del seguro del coche ¡Si ya lo sabías! ¡Lo has contratado tú!

El área económica es un parámetro de nuestra vida que afecta a nuestra estabilidad emocional, dale a este hecho la importancia que merece. Pon tu inteligencia al servicio de tu economía.

Photo by cottonbro

Lo ideal, para partir de una economía sana, es tener ahorrada, como mínimo, la cantidad que te permita sobrevivir medio año sin ingresar nada. ¿Difícil? ¿Imposible?

  • ¿Cuánto de ese dinero está destinado a cosas que no necesitas?

Compras compulsivas, objetos innecesarios, gastos prescindibles, caprichos… ¿Ayudas a otras personas cuando ni siquiera tienes para tí? ¿Porqué lo haces? ¿Tienes cosas en casa que podrías vender y empezar a construir tu hucha? Hazlo.

Una vez consigas aclarar tus verdaderas necesidades y deshacerte de aquello que no precisas, ponte manos a la obra en la construcción de tu colchón económico, este debe ser tu primer objetivo:

Ahorrar lo equivalente a mis necesidades de 6 meses

Probablemente te estés partiendo de la risa (o llorando del disgusto) solo con pensar en esto y crees que es imposible para ti, que esto no lo vas a poder hacer jamás… Te voy a dar un par de trucos:

  • En lugar de pretender ahorrar lo que te sobre una vez transcurrido el mes, ahorra primero y gasta después, es decir, en cuanto cobres tu mensualidad, guarda un poquito y olvídate de él, y haz frente a tus gastos con lo que te quede.
  • Plantéate ahorrar entre el 5% y el 10% de tus ingresos (Por ejemplo, el 5% de 600€ son 30€)

¿Puedes apartar 30€ al mes y olvidarte de ellos? Inténtalo antes de asegurar que no.

Quizá está de más decir que no vamos a dedicar al ahorro o a la inversión, aquello que necesitemos para cumplir con las obligaciones que hemos adquirido o a cubrir nuestras necesidades básicas, pero siempre está bien recordarlo.

No solo ahorro ¡también invierto!

Ya tenemos claro lo que necesitamos para sobrevivir durante 6 meses sin un solo ingreso y estamos en el camino de acumularlo, ahora vamos a darle una pequeña vuelta de tuerca más.

Calcula el 10% de tu capacidad de ahorro mensual. El 10% de 30€ son 3€.

¡Esos 3€ los puedes invertir!

Toda la vida nos han inculcado que la inversión sólo es cosa de magnates. La simple idea de invertir en acciones de economía sostenible o de participar en el crecimiento de una cooperativa nos parece tan lejana, tan fuera de nuestras posibilidades que ni la contemplamos.

¿Qué es invertir?

Invertir es, emplear una cantidad de dinero en un proyecto o negocio para conseguir ganancias. Sí sí, ganancias, beneficios.

Photo by Julia M Cameron on Pexels.com

Un ejemplo de inversión es la formación, los estudios. Invertimos tiempo, dinero y recursos en formarnos para ganar conocimientos, para cosechar frutos en forma de títulos o de oportunidades laborales. La inversión nos reporta provecho.

Pero también puedes invertir tu dinero en bienes raíces, en acciones, en depósitos, en fondos, en criptomonedas, en arte, en empresas,… de manera que te reporten ganancias.

Primero me informo y luego invierto, nunca al revés

Una nueva era económica, accesible y libre, está construyéndose y sería una pena que te la perdieras por creer que no va contigo o por no enterarte.

Pero ojo, de la misma forma que antes de comprar una bandeja de carne picada en el supermercado miras la fecha de caducidad, el aspecto del producto y sabes si lo que tienes entre manos es cerdo o ternera, es tu responsabilidad informarte de qué posibilidades de inversión existen para tí. Lo que te puedo asegurar es que las hay, hay oportunidades que tú, con tu economía humilde, puedes aprovechar.

Toda la información del mundo está en internet y el 97% de ella es gratis. Tienes un smartphone en tu mano a diario con acceso a internet, invierte 30 minutos al día en aprender.

En Youtube, en Twitch, en webs, post y podcast hay muchísima gente honesta hablando de ello, dando clases gratuitas y charlas, explicándote de forma sencilla y amena todo lo que debes saber del mundo de la inversión y de esta nueva economía mundial que está creciendo. Hace años que se empezaron a escribir los primeros libros cripto y tú estás aquí con miles de preguntas que ya tienen respuesta. ¿A qué esperas?

Quizá está de más decir que no vamos a dedicar al ahorro o a la inversión, aquello que necesitemos para cumplir con las obligaciones que hemos adquirido o a cubrir nuestras necesidades básicas, pero siempre está bien recordarlo.

Photo by Pixabay

Desconfía de lo rápido y fácil

No quieras descubrir el secreto de hacerse rico/a, porque no hay secreto ni pócima mágica. No te creas a nadie que te asegure beneficios, mucho menos inmediatos y que doblen o tripliquen tu inversión. No existe la inversión 100% segura, por eso es muy importante la siguiente idea:

Invierte solamente aquello que puedas permitirte perder

Siguiendo con los números que veíamos antes ¿Puedes permitirte perder 3€ al mes?

Este es el mantra principal en el mundo de la inversión, más aún en productos de alta volatilidad y que desarrollaré en sucesivos post, siempre y cuando éste reciba apoyo, comentarios positivos y se comparta.

Aquí te resumo las principales ideas de todo lo que acabas de leer:

  • El dinero es mi aliado
  • Puedo ser rico/a y seguir siendo buena persona
  • Me hago responsable de mi propia economía
  • Objetivo 1: Aprendo a ahorrar para lo que necesito (6 meses)
  • Objetivo 2: Valoro mis posibilidades de inversión (10%)
  • Me formo e Informo
  • Utilizo mi pensamiento crítico
Photo by Skitterphoto

Sin Sentido ni aliciente

¿El virus de la apatía se ha apoderado de ti?

Llevo semanas así, meses quizá.

Al principio de todo, hace un año, encajé bien la situación. De hecho incluso me alegré de esta oportunidad de descanso y recogimiento que nos brindaba la pandemia.

Aproveché para poner en orden papeles y cosas del hogar, pude sacar a pasear mi lado creativo con proyectos y manualidades que hacía tiempo me rondaban la cabeza y para los que no había tenido tiempo hasta entonces. Aprendí a cocinar dulces, inicié rutinas de ejercicio físico y empecé a manejarme por el universo infinito de aplicaciones de video-llamadas…

Gracias a mi condición de propietaria de perro, podía salir a la calle cada día un ratito a dar un paseo corto por el barrio, disfrutando incluso de ese silencio que me envolvía tarde tras tarde, hasta las 8pm. Un silencio atestado de gente. Gente resguardada haciendo pasteles, ganchillo, papiroflexia o maratones de Netflix.

Me costó acostumbrarme a la mascarilla, al principio me asfixiaba y no sabía cual me iba mejor. ¿La de tela, la quirúrgica, la fpp2…? Hasta que se me pasó el enfado y me resigné a pillarle el truco. El truco a respirar.

Photo by Anna Shvets on Pexels.com

Empecé a comprender el mundo a través de porcentajes: Porcentaje de personas por recinto, porcentaje de mesas en las terrazas, porcentaje de contagios por cada 100.000 habitantes, porcentaje de muertos por región,…

Hoy sigo flotando en esta nueva forma de existir que restringe mis pasos, mis acciones y mis decisiones, que me impide moverme con la libertad que necesito como persona, porque antes de ser libre necesito asegurarme de seguir viva.

Nuestra capacidad de adaptación

El ser humano es un ser que lleva adaptándose toda la vida a lo que le viene. Ese es nuestro “AS bajo la manga”, la capacidad para adaptarnos al entorno, ambiente, clima, condiciones o circunstancias que nos rodeen. Sean cuales sean, aprendemos a sobrevivir.

Llevamos un año adaptándonos a una situación de vida o muerte. Esto es así, la gente se muere. Yo no me he muerto, mi familia y resto de seres queridos tampoco, pero hay mucha gente que sí se ha quedado en el camino, física, emocional o psicológicamente.

El problema es que durante todo este tiempo estamos bajo un sistema de fases que se revisan y cambian cada 15 días y que dependen del criterio de cada región en muchos casos o que apelan a nuestra autorresponsabilidad en otros.

Cambiar constantemente no nos permite adaptarnos a nada, no nos permite integrar los cambios y planificar nuestro futuro. Actualizar la normalidad cada 15 días me obliga a reestructurar mi psique cada 15 días y eso, es lo que nos tiene en el limbo de la apatía y falta de sentido.

Llevamos un año sin saber a ciencia cierta hasta que punto podemos salir a la calle, visitar a un familiar o reservar un vuelo, con la confianza de que el procedimiento no cambiará.

Dado que todas las normas y reglas de salud pública se modifican cada 15 días, nos vemos obligados a la planificación absoluta, información constante y control de nuestros pasos.

No hay cabida para la intuición, la improvisación o el impulso personal, eso que nos hace tan nosotros, tan humanos y tan absurdos.

Photo by Ryutaro Tsukata on Pexels.com

Y eso nos está marchitando.

Hasta que no pueda sentir que algo es estable, da igual en que condiciones de limitación o no, no puedo avanzar.

No quiero planificar mi vida social si cada 15 días cambian las condiciones. No quiero planificar mis hábitos de ejercicio porque cierran y abren gimnasios, tiendas, restaurantes, academias… haya toques de queda y aforos cambiantes cada quincena.

Hoy ya puedo salir de mi comarca pero no sé si la semana que viene podré o el mes que viene podré, no sé hasta cuando ni en qué condiciones, no sé si me pueden sancionar por estar haciendo algo mal.

Me veo en la obligación de estar actualizada todo el rato y mi sistema de adaptación está saturado.

Cada nueva adaptación es una nueva configuración de mis hábitos, de mis rutinas, de mis posibilidades, de mis acciones y de mi vida.

El proceso de adaptación personal consiste en un ajuste psicológico y emocional no solo a nuestra nueva manera de pensar y sentir sino a la realidad que nos ha tocado vivir. El proceso de adaptación dura un tiempo y, aunque diferente en cada persona, los cambios tienen una serie de fases que deben completarse secuencialmente para seguir avanzando en ellas y llevamos más de un año viviendo en la misma fase: Supervivencia.

Vivir con el modo de supervivencia tanto tiempo y de manera recurrente nos tiene agotados.

Llevamos un año fuera de nuestra zona de confort, sin rutinas reales que duren más de un mes y necesitamos una zona de seguridad en la que apoyarnos.

La apatía

Y entonces aparece la apatía. Sentimos desde hace semanas, o meses, ya ni sabemos cuando empezó, que no tenemos ganas de nada. Tenemos ideas en nuestra mente de cosas por hacer pero nada nos arranca con ilusión del sofá, nada nos quita el pijama con la suficiente alegría como para percibir que las cosas tienen sentido. ¿Acaso ya nada nos interesa realmente?

La apatía que vivimos es la consecuencia de llevar tanto tiempo en el reto que nunca termina, que nos impide asentarnos y encontrar rutinas que nos organicen la mente para seguir avanzando en las fases de la adaptación. Dejar de sobrevivir para empezar la fase de búsqueda de rumbo.

Photo by The Lazy Artist Gallery on Pexels.com

Hasta que no sintamos cierta estabilidad, no despertará en nosotros/as un sentido de ruta hacia la que dirigir nuestras emociones y nuestra vida.

El exceso de control de las normas al que estamos sometidos/as nos impide ser espontáneas, incluso en lo más nimio.

¡¿Y esto cómo se resuelve?!

Partiendo de la base que se están tomando medidas políticas, económicas y sociales de todo tipo y en todos los países, sin que ninguna sea 100% eficaz y de que voy a enfocarme en lo que sí está en nuestra mano, aquí van algunas sugerencias para ayudarnos a sobrellevar de mejor manera nuestra sensación de falta de motivación y sentido:

  • No dejes de hacer planes pero acepta que la frustración aparecerá más a menudo que de costumbre.
  • Asume que tu mente está en “modo supervivencia” por lo que te vas a sentir estresado/a de manera continuada.
  • No quieras ser la reina del crossfit o el rey del yoga, con que hagas 10 minutos de estiramientos sencillos de cuello, brazos, espalda, piernas… y un paseo diario a la misma hora, ya vale para empezar.
  • No te fuerces a sentirte motivado/a o a encontrar los “para qué”, mejor céntrate en hacer cosas que te hagan reír.
  • Te puede resultar difícil tener claros tus sueños, propósitos o deseos personales ahora, así como el camino a seguir para alcanzarlos. No te sientas mal por ello, quizá no es el momento de grandes metas y realizaciones.
  • No te compares con otras personas que sí están motivadas, enérgicas u optimistas, cada quién tiene oportunidades y perspectivas distintas en estos momentos. Todo es válido, tú eres válido/a y tu agotamiento es válido.
  • Comparte como te sientes, habla con quien te quiera escuchar, llora sin necesidad de explicación y enfádate con lo que está pasando. Es lícito.
  • Cuando estés de bajón máximo, recuérdate a ti mismo/a que esto no va a ser así siempre, solo necesitamos generar rutinas que nos ayuden a estabilizarnos.

Siento si el tono de este post parece pesimista pero necesito ponerle fin a la ilusión de que es momento de crecer, de cumplir sueños y de ser feliz, porque no lo es.

Es momento de mantener, de sembrar pequeñas cosas que se cosecharán, si el tiempo acompaña. Es momento de decir “estoy mal, lo llevo mal y no quiero fingir otra cosa”.

Estamos de duelo, nuestras anteriores vidas se han ido diluyendo entre gel hidro alcohólico y noticias alarmantes. Compartamos estos momentos de tristeza, rabia, negación o culpa para poder integrarlos y seguir adelante.

Decidamos vivir a pesar de todo esto desde la realidad y la sencillez.

Todo lo anterior también sirve para quienes sienten apatía a pesar de haber conseguido cosas magníficas durante este tiempo y que antes no tenían: casa, trabajo, hijos, relaciones… El duelo es planetario y tú también tienes derecho a transitarlo. Que nadie te diga que “tú deberías estar contento/a”.

No estamos solos/as, somos una humanidad entera afrontando algo muy gordo.

Te invito a que comentes en este post, o en cualquiera de los post de este blog, cómo te sientes y en qué estado te encuentras, qué proyectos eres incapaz de retomar, en qué te sientes especialmente desmotivado/a o que técnica utilizas tú para encontrar estabilidad en este momento.

Imagen de cabecera de Saydung89 en pixabay

Más posts interesantes aquí